Historia

4 comentarios en “Historia

  1. Viaje al 1ºEncuentro En Ferrol-
    Serían las nueve de la mañana del veintiuno de Junio cuando llegué a Andújar, para recoger a mi antiguo camarada Ramón, pues unos días antes él había estado en Martos y habíamos quedado en que yo me pasaría por su pueblo y desde de allí pondríamos rumbo a Ferrol, con destino al 1º Encuentro de Exalumnos de la Escuela de Maquinas motivo que nos movía a hacer el viaje.
    Cuando llegué a su localidad él ya me estaba aguardando y preparado para emprender el trayecto y una vez que el equipaje quedó colocado y bien estibado en el maletero, dispusimos soltar amarras y poner rumbo hacia nuestro destino, nuestro añorado Ferrol.
    La singular andadura nos llevó un buen rato, hacia ocho a nueve horas, pero la verdad es que no se nos hizo nada pesado este tiempo pues nos permitió contemplar los distintos paisajes que fuimos atravesando, paisajes que conforman este bello país que es España. Junto a esta
    contemplación, también se nos hizo bastante ameno porque lo acompañamos con amenas conversaciones, en las que salieron a relucir diversos temas, temas tan dispares como el presente que vivimos, el futuro que esperamos y cómo no, el pasado ese pasado evocado y recordado por todos nosotros en innumerables ocasiones y que ahora, por unos días, intentaríamos revivir juntos, con antiguos compañeros de la misma promoción y de otras, pero uniéndonos a todos el mismo deseo, el de recordar nuestras vivencias en la Escuela.
    Como si estuviésemos navegando, fijamos rumbo hacia la nacional IV, la que nos haría recorrer parte del inmenso “mar de olivos” hacia las tierras más yermas de la Mancha; por aquellos días el calor que se dejaba caer por estas latitudes era abrasador pero, como marinos bien previsores, íbamos adecuadamente pertrechados y en el puente uno se hallaba cómodo y reconfortado, mientras Ramón, atento como buen serviola, se asentaba en la banda de babor y yo con la caña asegurando el rumbo.
    Cada hora que pasaba nos acercaba mas al final de este viaje a nuestro destino, al que tanta ilusión nos empujaba el llegar a ese encuentro que entre unos cuantos un buen día decidieron organizar. Hasta que en una de la escalas que hicimos para suministrar combustible y mientras tomábamos un refresco, al oír una conversación nos dimos cuenta, parece mentira, de que estábamos en Galicia, y nos espoleó mas la nostalgia cuando escuchábamos ese “falar” dulce que tienen los gallegos y nos miramos y los dos, como si tuviésemos una transmisión de pensamientos nos dijimos : “ya nos quedaba poco” y casi nos pusimos a entonar eso de “Adiós Ferrol y la …”.
    Pasado un poco más de tiempo, al atardecer, ya estábamos en las calles de nuestro añorado Ferrol y, de pronto, y del tiron como decimos por el sur, vimos la Escuela. Alegres y algo nerviosos Ramón y yo mirábamos y remirábamos el edificio y comentábamos que estaba algo cambiada, que la parte de los dormitorios, entre otros cambios, ya no existía, pero seguía siendo La Escuela, nuestra Escuela.
    El primer momento grato fue el encuentro con los primeros camaradas, cuando nos saludaron en la puerta del hotel Serafín y luego mas tarde a Joaquin ya que ellos tuvieron mucho que ver para que este feliz encuentro se realizase; igualmente los siguientes cundo fuimos viendo al resto de los compañeros y jefes. Los días posteriores fueron intensos y emotivos, compartiendo con unos y con otros los recuerdos las batallitas, las vivencias….pufff…¡ (algo así como el abuelo Cebolleta de los tebeos que leíamos entonces). Y luego llegó el final y queda el recuerdo, mi grato recuerdo, y mando un abrazo a todos y todas por esos días de convivencia que ahora al despedirme de este viaje me aprietan en la garganta
    Hace mas de cuarenta años que realizamos este mismo viaje dos catetos desde la “mar de olivos” a la “mar salada” y desde aquí os mando un fuerte abrazo.

  2. ES MUY GRATO VER COMO CAMARADAS MARINOS EN ESPAÑA TAMBIEN SE REUNEN, RECORDANDO EL ESPIRITU DE CAMADERIA QUE LOS UNIO EN LA JUVENTUD Y CUAL LLAMA DE PERTENENCIA A SUS COMPAÑEROS Y A SU ARMADA NUNCA SE EXTINGUE.
    UNA VEZ MARINO SIEMPRE MARINO
    UN ABRAZO CORDIAL

    SALUDOS CORDIALES
    EXALUMNO DE LA ESCUELA DE MECANICA DE LA ARMADA
    ARMADA ARGENTINA.

  3. Publicado en Avemae-
    De la Escuela de Maquinas al TA 21 Castilla-
    Recuerdo el día en que me entregaron el papel donde me indicaban mi primer destino estando aun todavía en la Escuela, en Ferrol “ Base Naval de Puntales» Cádiz, ese era el destino-
    En la Base quede dos días hasta que me dieron mi nuevo destino, El amanuense de guardia me dio un papel con las ordenes,destino y hora de embarque- (Leí: Buque TA 21 Castilla) ,el mismo amanuense me dijo: esta en La Carraca en reparaciones
    ,El día lo pase por Cádiz, pues tenía la oportunidad de conocerlo puesto que solo lo había visitado en un par de ocasiones estando en C.I.M en San Fernando
    Me traslade desde Cádiz a San Fernando en aquellos autobuses grises de la Armada que se cogían cerca de la Plza de Sevilla- Cuando llegué a La Carraca y vi aquel buque metido en el dique seco y al ver toda su envergadura, desde la quilla hasta el puente. me impresiono ver lo grande que era-
    Vi gente que luego serían mis compañeros, se les notaba la soltura y el saber estar, en realidad estaban curtidos de haber navegado mucho
    Yo ni eso, solo las prácticas en la ría de Ferrol en le viejo Arcila con aquella caldera de carbón ..que tanta fatigas pasábamos para subirle la presión a la caldera, ¡¡más carbón¡¡¡
    ¡Permiso para subir a bordo¡¡ – Una vez en cubierta entregue el papel con mi embarque, al Oficial de guardia- al rato vino un veterano el cual me llevo a través de los pasillos hasta llegar al sollado de maquinas, indicándome mi numero, B204, taquilla y litera para los próximos años Así que ya estaba embarcado en el Castilla-
    A los pocos días salimos de dique y ese fue mi primer «babor y estribor de guardia» en la sala de máquinas. Esa primera salida a la mar fue para hacer una prueba que se llamaban hacer La Milla. donde se le realizaban al buque una serie de pruebas-
    No me había adaptado al barco cuando ya salimos hacia Canarias Tres días con sus noches ese fue mi bautismo de mar,
    La de veces que me decía ¡qué coño hago yo aquí un cateto de Martos ¡¡ mientras echaba la primera papilla o bien en la sentina o por la borda. toda una odisea , que os voy a contar vosotros no sepáis, y lo malo es que te decían pues hay días con la mar mucho peor, cosa que que con el tiempo vi que la mar se ponia mal, muy mal-
    No me había recuperado de las vomiteras, que una buena tarde anunciaron por los altavoces que el personal de máquinas y de calderas que no estuvieran de guardia acudiéramos a cubierta, para hacer trabajo de baldeo, no sé qué porque razón a todos los de máquinas no mandaron hacer baldeo – Descalzos, pantalones a la rodilla y unos con brus y otros con baldes y todos preparados – El Contramaestre de guardia silbato en una mano y manguera en la otra nos empezó a marcar el ritmo de baldeo, una vez que coges el ritmo, era un baile muy acompasado y artístico. Nosotros nos divertíamos con ello. Aunque no lo parezca-
    Al cabo de los años recuerdo esta época vivida en la Armada, donde conocí
    mar, la cual ella se no puede mostrar de muchas maneras días en que la ves cabreada que da miedo, días en que esta oscura y airadas y días que son
    buenos y bonancibles- Fin- ¡¡Abrazos ¡¡¡¡

  4. V- Encuentro 2016-

    Muchos de los que estuvimos en la Armada, somos del interior. Yo soy de las tierras de Jaen de ese Mar de Olivos que diria Machado.
    Yo concretamente soy de Martos y os dire que Martos tiene hasta puerto y todo , Puertoliva que lo llamo yo. Martos con su puerto no es un barco encallado en el olivar ,incluso tenemos un f aro tambien y por faro tenemos un roca grande que se levanta majestuosa entre el verde olivar , es serviola de todo lo que acontece en el mar de olivos y a los que vuelven a Martos después de un tiempo, les sirve de guía hasta llegar
    -Un paisano mio vio a Martos marino y no serrano y aquí te dejo lo que el escribió un dia sobre el Mar de aquí, por eso alguno tuvimos la curiosidad de conocer, el otro Mar, el de alli

    Un oleaje de vientos azotando el mar de olivos y Martos ya no es serrano que Martos se ha hecho marino.
    Marino de verde calma y espuma clara en su rizo..
    La villa es un promontorio con un faro en el castillo toda la Vega, un playa a donde llega sumiso en temblor alboratado
    el mar de los verdes hilos.
    Que la gente se equivoca cuando habla de sus cortigos, que son barquitos veleros encallados en los picos..
    los barquitos de vela blanca para que sueñen su niños con la rosa de los vientos y el timon frente al destino.
    No digais que esto son lienzos de aceituna altivos, son redes con peces negros entre oleaje frio
    ¡Abrid todas las ventanas cara a la mar de olivos – Tocad la marcha de infantes desde la Plaza al Castillo que el mar
    tiene a su Almirante en San Amador bendito ; almirante de la mar con entorchados rojizos condecorado con brisa y la plama de su martirio-

    De : D Manuel ManuelCaballero Venzala-
    miembro de la Real Academia de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *